Somos experiencias y buen vivir

Con un viñedo pequeño en Aguascalientes, un alambique francés y una gran pasión por la cultura del vino, hoy honramos la tradición familiar de una travesía que inició hace casi 50 años, a través de un mundo enológico. Actualmente comercializamos vinos de todo el mundo.

Nuestra historia

Después de experimentar la extracción de los espíritus de la vid con un alambique francés destinado a la producción de Brandy Fontenac. Julio Lara L. comenzó un proyecto visionario; haciendo crecer la cultura del vino en Aguascalientes, México.

Lara es el apellido de una familia mexicana que con entusiasmo comenzó sembrando vid y haciendo vino, con la esperanza de impulsar una industria que merece renacer en México.

Hoy una 3era. generación sigue apasionada en compartir experiencias sobre el mismo proyecto, dándole continuidad con un nuevo nombre: Somos Vino. Con una visión global y excelente calidad, ofrecemos una selección de vinos que nos hace vivir viajes a través del paladar.

Hoy, esta tercera generación se dedica a comercializar vinos elegidos por el mundo para impulsar el consumo y la cultura del vino en México.

“La buena vida es para mi
dejar volar lo que se fue,
saber sembrar la vid,
dar amistad sin ofender
Sin más gobierno que el del alma
Con mente limpia y siempre en calma,
Sabiduría y simplicidad,
Saber dormir sin ansiedad”


Ellos ya viven el Vino

Ellos ya son parte de Somos Vino

Edgar Ciseño

Amante de los vinos blancos de Alsacia, me sorprendió mucho encontrar en su oferta, vinos que incluso en Francia no es sencillo encontrar. Tras conocer más sobre su selección, me di cuenta que buscan vinos de grandiosa factura, raros y difíciles de encontrar en México.

Gabriel Paulin

Somos Vino, es una distribuidora que te conecta con vinos exquisitos, accesibles y entregados con un servicio inmejorable.

Cava d Blanca

Somos Vino trae una propuesta diferente a Mexico. Nos acerca a regiones muy exclusivas y con vinos de alta calidad a precios muy competitivos. Siempre buscan novedades y satisfacer las necesidades de paladares exigentes.